Título: 28 Rulemanes
Autor: Dolores Campos
ISBN: 978-987-4289-30-8
Cantidad de páginas: 198
Precio libro papel: $1.000
Compartir

Si, soy yo. Me veo sentada allí.
Puedo decir, por primera vez, que tengo amarras y que me sujetan cuerdas. A decir verdad, aun así, me siento libre. Quizá sea porque el mundo es quien sujeta esas cuerdas y porque, precisamente, depende de cómo me sienta.
Me pregunto cuáles serán las coordenadas específicas donde se encuentran atadas esas sogas que sostienen mi columpio. Quizás una esté en la China y la otra en Marruecos. Tal vez Alaska y Calcuta. Italia y Tokio. Conservar el misterio lo hace aún más mágico.
Mágico. Como mi propio universo, mi anatomía de estrellas y mi galaxia entera que crece incontrolablemente adentro de mí.
Columpiarme me ha movido y trasladado de un lugar a otro; pero, quieta, tiesa o en movimiento, el planetario siguió dando a luz.
La escenografía alrededor del mundo ha maravillado cada esquina de mis pupilas; pero quien ha encandilado mis retinas ha sido aquella ilustración interior, que alumbra el viaje al centro de mi constelación.
Me pregunto si seré astronauta o si habré desarrollado la capacidad de flotar con mi propia gravedad. Pues mis pies han sido la nave espacial más eficaz y quizá la NASA podría probar para sus próximos cohetes la voluntad, pues en mí ha resultado ser la pieza más valiosa.
Supongo que mi órbita comenzó a formarse desde aquel destello de luz que creció en mi meteorito nacimiento y mi guerra de las galaxias peleó contra todos los satélites artificiales para acabar dándole exclusividad a mis Plutones, Saturnos, Neptunos y Mercurios, que custodian y acompañan mi paso por la Tierra.
¿Acaso este telescopio podrá ampliar la evolución de mi vía láctea?
Pues, de ser así, le quito el modo «fugaz» a mi columpio y presento a cada estrella.

Lolità

IMPORTANTE. Si realizás la compra de 28 Rulemanes + Peritos de una fuga, como este último se encuentra en reimpresión, despacharemos tu envío (los dos libros) la semana del 20 de septiembre 2021. ¡Gracias! 

Dolores Campos

Me encantan las fiestas, celebro cada una de ellas: Navidad, Año Nuevo, mi 22 de agosto y las infaltables comerciales que nos reúnen a todos. Pero particularmente, lo único que me ordena son las estaciones de mi corazón, el tiempo que él disponga, el ritmo que él crea y las ganas que él tenga. Dejé de actuar como si la medianoche de cada 21 me arrebatara las oportunidades que no logré hasta el momento y dejé de depositarle toda la responsabilidad de mis expectativas al 22 de cada agosto. Dejé de ordenar mis sueños según la etapa “correspondiente” a cada edad. Organizo mi vida en ciclos. Algunos son cortos y otros interminables. Me gusta sentirme presente en ellos, serles fiel. Y es que si pienso en lo que “tocaría” o “correspondería” por mi edad, supongo que me auto-demandaría por fraude. Si compartimos un café con los ojos vendados y omitimos mi natalicio, te aseguro que me darías unos 53; pero si el café lo tomás mirandome barrenar las olas del mar, me darás unos merecidos 10.

@camposlolita